was successfully added to your cart.

Ampliar el Ars Amandi: la solución para los problemas sexuales

¿Por qué es tan difícil que una persona que tiene problemas en sus relaciones sexuales acuda a un especialista?, ¿qué le frena a dar ese paso?, ¿es más fácil vivir con el problema que ponerle solución?

Si supieran que la solución es, en muchas de las ocasiones, muy fácil, quizá serán capaces de dar ese primer paso.

Ese primer paso es crucial. Asumir que algo falla y que tu solx no puedes solucionarlo. No pasa nada, es lícito, es normal, le puede pasar a cualquiera y lo mejor de todo, se puede aprender…ese primer paso es el comienzo de alcanzar la vida sexual  que realmente se desea.

Los problemas de carácter sexual causan quebraderos de cabeza por el hecho de pensar que no se está dando la talla o que no se es un o una buena amante. Pero existen diferencias en lo que demandan los hombres y lo que demandan las mujeres dentro de la consulta.

Ellos, la mayoría de las veces, focalizan sus problemas en sus genitales, es decir,  si sus genitales pueden mantener una erección por mucho tiempo o si por el contrario son incapaces de hacerlo de una manera firme y dura.

En cambio, el problema fundamental que presentan las mujeres está relacionado con la falta de deseo, la inapetencia, la desgana y la incapacidad para llegar al orgasmo.

Esto no es casual. Los hombres se miden, compiten y se comparan en relación a sus erecciones en duración y en firmeza. Cuando esto falla, el problema se presenta. Las mujeres, por el contrario, no necesitan compararse y medirse en función de sus niveles de excitación, porque para ese estado no hay una evidencia tan clara y observable, a no ser el nivel de lubricación, pero eso, no es tan evidente.

Las mujeres presentan problemas que vienen definidos por su historia sexual anterior y por su vivencia en relación al sexo. Si las relaciones sexuales no han sido lo bastante satisfactorias, en ocasiones pasadas, puede que  no se presente deseo en ocasiones futuras. También, influye lo que cada una tenga entendido por sexualidad, relación sexual y la educación recibida al respecto. Una educación pobre y sesgada en torno a la sexualidad hace que se puedan presentar problemas relacionados con la incapacidad de fantasear, de dejarse llevar y de poder conseguir un orgasmo.

Muchos de los tratamientos para las disfunciones sexuales requieren técnica, práctica y sobre todo un cambio de mentalidad en lo relacionado a la sexualidad y a lo que son las relaciones sexuales.

La técnica y la práctica se consiguen mediante ejercicios sencillos y escalonados para adquirir cierta habilidad que puede que no se tenga.

El cambio de mentalidad es fundamental cuando las relaciones sexuales están centradas únicamente en el coito y en el orgasmo  y pueden ser la mayoría de las veces poco placenteras para los amantes, sobre todo para la mujer. Esto puede ser causa de problemas por el hecho de entender la sexualidad como algo mecánico cuyo único final siempre es la penetración.

La mayoría de las veces la terapia consiste en ampliar el asr amandi, es decir, la relación erótica de cada pareja y convertirla en aquello que realmente hace disfrutar a los dos amantes. Olvidémonos de plantear cada encuentro sexual como algo estereotipado y combinemos todos los ingredientes para que sea realmente placentero para ambos.

One Comment

Leave a Reply