was successfully added to your cart.

LOS CELOS DE MI WHATSAPPS

Que estamos en otros tiempos, eso está claro. Que según qué cosas pasadas, ya no volverán, también lo sabemos. Que todos los avances que hemos conseguido e la comunicación son para bien, sí…casi siempre.

Actualmente las nuevas tecnologías nos acercan a las personas, nos abren otros mundos delante de nuestros ojos, que están muy lejos y sobre todo nos llenan de conocimiento, un conocimiento rápido y efímero que si no es compartido con los demás, pierde gran parte de su poder.

Las parejas se aproximan con diversas aplicaciones cuando están lejos, de ese modo mantienen su llama encendida. Las parejas se buscan y se encuentran mediante un mensaje de texto instantáneo que les acerca. Pero también, las parejas desconfían y se pelean por la misma razón.

Nos hemos creído que el mensaje de texto es superior a cualquier otro tipo de comunicación, no ya la personal, a la de carnes y a la de cuerpos, que también, si no a que es superior en la escala de valores: “lo que dice el whatsapps va a misa”. Ya nos hemos acostumbrado tanto a él, que dejamos de atender otro tipo de relaciones sociales para socializarnos con la pantalla del móvil.

Lo que viene anexado, inevitablemente al whatsapps y que ha sido el comienzo de muchas disputas entre las parejas es el hecho del control ejercido. Se trata de controlar todas las acciones del otro: que si ha comunicado a tal hora, que si ha comunicado y no ha sido conmigo, que si está en línea, que si está en línea y no me contesta, que si le ha llegado el mensaje y no me ha contestado, que si…y un montón de dudas irrefrenables que en según qué pareja puede ser el comienzo del fin.

Vamos por partes:

  • Deja de controlar a tu pareja por el whatsapps, piensa que no existe, piensa que no tiene esa funcionalidad, elimínala.
  • Si quieres relacionarte con tu pareja o con lo que quieres que sea tu futura pareja, llámala. Si lo coge, le expresas todo lo que piensas. Que no, pues te lo guardas para otro momento.
  • No cotillees el whatsapps de tu pareja. Es privado. Evitarás tener que reinterpretar la realidad.
  • Emplea los emoticonos cuando quieras expresar una emoción concreta, porque el que lee el mensaje no puede entender el sentido, la ironía o el sarcasmo si no los empleas.
  • El icono de carita con un beso no significa nada, si de repente lo ves en el móvil de tu pareja cuando envía mensajes a otras personas.

En consulta se atiende a bastantes parejas en las que el whatsapps se ha convertido en el centro de todo. Las dudas, los malentendidos, las disputas, los celos y las rabias siempre tiene la misma raíz: un mensaje en el móvil. “Todo comienza cuando, por “error” veo el móvil de mi pareja o cuando de repente, está en línea y no es conmigo”.

Los avances están muy bien. El whatsapps está muy bien, pero ante a duda, la comunicación en persona evita muchos malos rollos.

Ante esa duda, ve a buscar a tu pareja y dale un buen beso con carita sonriente, eso sí con labios, lengua y saliva.

 

consulta@sersexual.com

Leave a Reply