was successfully added to your cart.

Educar en sexualidad es siempre gratificante. Educar en sexualidad cuando los colectivos son aquéllos que tienen dificultades, es además de gratificante, una experiencia enriquecedora y que amplía cualquier mente ávida de aprendizajes y experiencias.

De un tiempo a esta parte SERSEXUAL se está dedicando a ofrecer información, formación y asesoramiento sexológico a los colectivos de personas con diversidad funcional. Ese tipo de colectivo, que experimenta dificultades en alguna de sus áreas; y sea física, sensorial o motora, y que erróneamente la sociedad lo ha considerado incapacitado también para el amor, en el sentir y en el placer. Y nada más lejos.

SERSEXUAL lleva a cabo un programa de educación afectivo sexual para los afectados de parálisis cerebral. Cuando trabajamos con este colectivo, nos encontramos con realidades ajenas, vidas diferentes en muchos aspectos, pero iguales en el sentir. Personas que gozan y que quieren experimentar aún mucho más, porque aunque vayan en silla de ruedas, sienten y vibran como todos los demás. Aunque vayan en silla de ruedas, sus mentes pueden ir muy rápido y aunque vayan en silla de ruedas, sus corazones laten igual de fuerte.

Nos damos cuenta de que aunque tengan afecto, cuidado y amor por parte de sus familiares y cuidadores, la mayoría de ellos tiene alojado en su interior los deseos ocultos y legítimos de contacto carnal y experimentar qué es lo que se siente.

Sus demandas, muchas y muy específicas, se resumen en el anhelo de poder experimentar sensaciones físicas de unión con otros cuerpos, con otras personas. Relaciones humanas  que otorgan experiencias y poder disponer de un repertorio de vivencias.

También, desean conocer realidades sexuales variadas y verse en la oportunidad de poder ponerlo en marcha en alguna ocasión, tener una pareja y vincularse íntimamente como cualquier otra persona. Son los anhelos y deseos de cualquiera que no haya tenido la oportunidad de poderlo experimentar en sus propias carnes.

Quieren conocer y experimentar y mediante el porno descubren una ventana al exterior, teñida de irrealidades, falsedades y errores de concepto. Hay que procurar ofrecerles la información suficiente para que no confundan la realidad con sus pantallas del ordenador, ya que en algunas ocasiones piensan que efectivamente, es así como se mantienen relaciones eróticas. La confusión y la desinformación reinan en el colectivo de personas atendidas con parálisis cerebral.

A punto de finalizar el programa de Sexualidad en Aspace y como conclusiones hemos extraído que debemos dar la importancia a la educación sexual, ya que poco es mucho cuando no se ha hecho antes nada relacionado y que los usuarios están ávidos de aprender y de estar informados, para dejar de ser un colectivo al margen, también en lo relacionado a los sexos.

ASPACE, a la vanguardia de la inclusión social del colectivo de personas con parálisis cerebral también encabezando la educación en sexualidad y relaciones humanas.

Si quieres saber más: consulta@sersexual.com

Leave a Reply