was successfully added to your cart.

TU PENETRACIÓN NO GARANTIZA MI ORGASMO

936981_10151462805672987_895224187_n

Hablando de deseo sexual nos planteamos la siguiente pregunta: ¿deseo de qué?

¿Es diferente el deseo sexual del hombre que el de la mujer?, ¿es verdad que los estereotipos culturales y sociales nos han marcado en gran medida y han dado como resultado la forma de comportamiento que tenemos ahora?, los roles de género típicos ¿pueden compartirse entre géneros?

Efectivamente, puede haber diferencias culturales y sociales en relación al género. Todas las personas vivimos en sociedad y estamos marcadas por lo que somos en ella. Es imposible dejar de ser social, aunque lo intentemos.

Los estereotipos definen la manera de comportarnos, desde el nacimiento hasta que morimos. Pero es cierto, que no hacen la misma mella en todas las personas y por suerte no somos iguales.

Los roles masculinos se diferencian de los femeninos, pero por supuesto, se pueden compartir. Los roles son un continuo. En un extremo no encontramos el polo masculino y en el otro, el polo femenino. Pero muchas de las características que compartimos con nuestro género, las compartimos también con el opuesto. No se deja de ser más hombre por tener algunas características culturalmente asociadas a la mujer, ni viceversa.

Pues hablando de roles estereotipados, también los encontramos en el plano de la sexualidad. Cuando hablamos del deseo, en casos generales y por supuesto intentando romper cualquier mito, el hombre tiene deseo de “follar” y la mujer tiene deseo de “jugar”. Es muy simple y fácil.

No siempre. No en todos los casos. Pero en muchos sí. Precisamente por la influencia de los roles.

Un hombre tiene deseo de comenzar un encuentro erótico y sabe que su objetivo final es el orgasmo. También sabe que el coito le garantiza la consecución del mismo.

Una mujer tiene deseo de comenzar un encuentro erótico y aún sabiendo que el objetivo final puede ser el orgasmo, disfruta con las múltiples cosas que se pueden hacen antes de llegar a la penetración. De hecho, a la mujer, la mayoría de las veces no le interesa llegar a la penetración, ya que mediante el coito no tiene asegurado su orgasmo.

Así que es normal que los deseos sean diferentes, ya que no hablamos de lo mismo. La mujer no desea a toda costa la penetración. Ese coito que le hará ver las estrellas y ese pene que en sus profundidades consigue lo que pretende. No.

La mujer desea otras cosas, además

 

consulta@sersexual.com

4 Comments

Leave a Reply