was successfully added to your cart.

TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO

Ese monstruo de ojos verdes, ese desconocido que hace que nos volvamos desconfiados, vigilantes y recelosos, ese miedo a perder lo que es nuestro y la garantía absoluta de qué será así y si nos preocupamos sobre ello.

Son los CELOS una experiencia de ansiedad al revivir algún abandono pasado u una infidelidad real. Pero, también, son el miedo a perder aquello que nos pertenece, cuando sabemos que no ejercemos el control suficiente sobre los pensamientos de la otra persona y cuando, nuestra autoestima ha disminuido, ya que nos pensamos demasiado insignificantes como para que el otro nos quiera.

Muchas personas piensan que los celos son necesarios si queremos que la relación funcione. Piensan que son como una chispa necesaria, la cual indica que nos importamos y que sentimos la llama incandescente de nuestro amor. Funcionan algo así, como un afrodisiaco necesario para que no se extinga la llama.

Otros piensan que los celos los son una maravillosa señal de alarma, que nos indica que nuestra pareja puede irse si no la cuidamos lo suficiente, así que esa señal de alarma, será suficiente como para hacer a la pareja volver a sentir lo que sentían al principio de la relación.

Desde el punto de vista terapéutico, es bueno si los celos cumplen una función de propiciar reencuentros o si hacen que la pareja mantenga su llama viva, pero es difícil que únicamente cumplan esa función.

Los celos, muchas veces son algo más complejo, que van ganando terreno en escalada y que pocas veces se conforman con menos. Los pensamientos obsesivos, las dudas irrazonables, las comprobaciones constantes, la vigilancia extrema y el exceso de control hacen que las relaciones hagan aguas y normalmente, el que está a punto de ahogarse puede terminar por hacerlo.

Los celos no son recomendables como sanadores de relaciones, sino todo lo contrario.

Los celos pueden ser de familiares, del trabajo, de cosas materiales, de situaciones concretas, del éxito y normalmente de personas que están cerca, ya sea en el presente o en el pasado.

El pasado ofrece múltiples oportunidades para los celos. Es aquel espacio de tiempo en el cual la persona celosa no tenía el control sobre la situación, por lo que en el presente se representa como amenazadora real. El triángulo de amor se plantea en la mesa de juego, los dos miembros de la pareja y el rival, que en muchas ocasiones no sabe ni siguiera que está jugando.

En consulta, hay muchos casos de parejas que piden ayuda por un tema relacionado, en alguna medida con los celos. El principal objetivo será romper el ciclo de vulnerabilidad en el cual la persona celosa, necesita una ración extra de reconocimiento de su pareja, tiene un fuerte sentimiento de inferioridad y de falta de autoestima y sufre estados de ánimo muy parecidos a los depresivos.

Como eliminar los celos de forma drástica es prácticamente imposible, lo ideal es que se calme la reactividad de la pareja y que las dudas y los temores se vayan disipando.

Es también fundamente reforzar el yo de la persona celosa, recuperando sus áreas personales, como sus hobbies, su amistades, el trabajo y cada faceta de la persona que muy seguramente ha dejado de lado para poder estar vigilante del otro.

Si nuestro yo no es fuerte o bien definido y si nuestra vida no tiene parcelas de vivencias ricas estamos más expuestos a que los celos planeen sobre nosotros.

Consulta sobre los celos en:

consulta@sersexual.com

 

 

 

 

 

4 Comments

Leave a Reply