was successfully added to your cart.

MI REGLA Y EL EFECTO AMOR CON LA COPA MENSTRUAL

Cada vez son más las chicas que se animan a probar la copa menstrual. ¿Por qué? Porque realmente la copa menstrual es la opción más útil, económica, ecológica y limpia que existe para la menstruación.

Muchas son las dudas que se plantean en un principio, pero efectivamente son dudas que se desvanecen cuando empiezan a usarla.

¿Será fácil de poner? Hombre, fácil, fácil… si has sido capaz de estudiar, de trabajar, de sacar a una familia adelante, de hacer filigranas con la economía y muchas más cosas de las que estás especialmente orgullosa, creo que estás capacitada para colocarte una copa menstrual dentro de tu vagina. Un poco de práctica y como todo, se aprende.

Puedes probar con los diferentes tipos de dobleces para que la puedas introducir bien en tu vagina. Porque sí, efectivamente, no entra así de grande, hay que doblarla. Una vez hayas probado diferentes formas, encontrarás la que te sea más cómoda. La copa se despliega en tu interior y ya está lista para hacer vacío y recoger todo tu flujo menstrual.

¿Será fácil de quitar? Cuando le cojas el truco será muy fácil de quitar. Consiste en introducirte los dedos en la vagina, hasta encontrar el tirador (oh, sí, introducir los dedos en la vagina! Qué pasa es tu vagina! Tienes todo el derecho del mundo de hacerlo, que para eso es tuya y además tienes todo el deber de conocerla y saber cómo funciona además de saber para qué sirve). Después la acercas un poco, le sacas el aire pegando un pellizco y la sacas.

¿Se me quedará dentro y no saldrá? La vagina no es infinita y todo lo que entra, sale: leyes de la física! Así que no te pongas nerviosa, relaja la vagina y haz movimientos pélvicos para acercar la copa hacia la entrada de la vagina.

¿Me ensuciaré de sangre? Puede que el primer día te manches más de la cuenta. Si, puede ser. Pero es lo peor que te puede pasar. Te lavas las manos y ya está. Al fin y al cabo es tu propia sangre, no tiene nada de malo mancharse un poco o incluso mucho.

¿Tener un cuerpo extraño, no será malo? El material del que está hecho está especialmente indicado para estar dentro de la vagina, no produce alergias, picores ni cistitis. De todos modos, no la dejarás allí alojada por los siglos de los siglos, te la cambiarás al menos cada 8 o 10 horas. Si estás acostumbrada a los tampones, la copa es mucho más cómoda. No reseca, no mata la flora vaginal y no introduce fibras sintéticas dentro de tu vagina. Realmente no hay ningún tipo de problema en llevarla.

¿Es demasiado antihigiénico? Realmente es todo lo contrario. Es el sistema más limpio que puedas encontrar. En un par de ciclos, lo tendrás dominado y comprobarás que has perdido demasiado tiempo usando tapones o compresas.

¿Y si me coloco la copa y tengo pérdidas? Si te has puesto la copa y te estás manchando es porque no la has colocado bien. Es recomendable quitarla y volverla a colocar. Si te ha caído una pequeña gota, es la propia sangre que queda en las paredes vaginales, y que ya estaba ahí antes de ponerla. Simplemente cae por su propio peso. Por lo demás, con la copa se consigue el efecto vacío y se recoge todo el flujo.

¿Cómo haré si estoy en un baño público? Con un poco de ojo y picardía, como se hacen muchas cosas en esta vida. Si procuras cambiarte antes de salir de casa, te aseguro que de durará varias horas. Si no te queda más remedio que hacerlo, la limpias con el agua de una botella, la vuelves a colocar y te las limpias las manos con un toallita húmeda o un clínex. Pero vamos, que eso sea un problema…!

Además de todas estas ventajas se producirá un EFECTO AMOR hacia tu regla. El hecho de que ya no sea tan engorrosa para ti, hará que no te importe tanto tenerla, ya tengas un evento o un viaje. Observarás la sangre de tu menstruación, recogida en la copa y tendrás la oportunidad de mirarla, de saber cómo es y descubrirás cosas de ella que no conocías. Es un color vivo, precioso, que cambiará con el paso de los días y lo más sorprendente, no huele!!

Nos hemos creído, o nos han hecho creer, que la sangre de la regla es asquerosa, repugnante y apestosa y no es verdad!

Desde mi punto de vista, todas estas dudas que se pueden plantear y que decantan la elección hacia el uso de otros métodos, como los tampones o las compresas, no son más que falta de conocimiento del propio cuerpo, además falta de interés por conocerlo. Se perpetúan los tabúes y los mitos que existen sobre el cuerpo femenino y alejan a la mujer de su propio ser.

La copa menstrual te acerca a tu femineidad, a tu condición de mujer, te redescubre el proceso y sin quererlo, te reencuentras contigo misma.

Descubrirás muchas cosas de tu vagina y tu regla que no sabías, date la oportunidad de redescubrirte.

Si quieres una, entra en la web www.sersexual.com o pídela en consulta@sersexual.com.

Leave a Reply