was successfully added to your cart.

LA VIRGINIDAD INSIGNIFICANTE

Los momentos de intimidad con otra persona son muy importantes siempre, pero que cuando se hacen por primera vez, quizá son especiales. Eso, es lo que transmitiremos a los jóvenes, mediante educación sexual. Les explicaremos que estos encuentros pueden incluir numerosas prácticas placenteras y que todas ellas son igual de importantes, sobre todo si los dos amantes así lo consideran. El coito es una de ellas, pero no la más importante ni la única. No es la práctica imprescindible de cualquier encuentro erótico.

En cambio, ellos y ellas le asignan a la práctica de la penetración, una categoría superior, un peso mayor al que el resto de prácticas no se pueden comparar.

El concepto de virginidad es muy importante para los jóvenes, pero es importante que lo trabajemos para que entendamos todxs lo mismo por él.

Muchas adolescentes, casi siempre chicas, temen “entregar” la virginidad al chico equivocado y que luego este chico las abandone, no les haga caso e incluso que hable mal de ellas. Una de las preguntas más frecuentes que formulan en los talleres de educación sexual es: ¿cómo sabremos si nuestro novio nos quiere de verdad o nos quiere para desvirgarnos?

La respuesta es nunca. No podremos saber cuáles son las intenciones o los deseos del resto de personas. Tampoco podremos tener control sobre ello, solo controlaremos nuestras propias conductas.

Pero, ¿cuándo pueden saber que es el chico adecuado?  Y adecuado, ¿para qué? Adecuado para tener la primera relación sexual, para el primer encuentro amoroso, para el primer beso, para dormir juntos, para compartir momentos, para ir al cine, para quererse y sentirse muy especiales o para que introduzca su pene dentro de su vagina?

La virginidad es un concepto social que tiene cierta base física, pero no siempre. Es decir, se puede ser virgen y conservar la membrana interior de la vagina, llamada himen, intacta. Pero, también se puede ser virgen y esta membrana haberse roto debido a gimnasia o la práctica de otro deporte. Entonces,  la chica que hace deporte y tiene el himen roto, ¿ya no es virgen aunque nunca haya mantenido una relación sexual con nadie?

Entonces, ¿qué es la virginidad? Culturalmente, nos referimos a haber tenido relaciones sexuales que han acabado en penetración. Si no ha sido así, no se ha perdido la virginidad.

Y, ¿qué sucede cuando un chico o una chica que han mantenido relaciones sexuales amplias, donde ha habido diferentes prácticas como felación, cunnilingus, masturbaciones mutuas, contactos físicos extensos y muchos besos? Entendemos que estas prácticas hacen que este chico y esta chica ya no sean vírgenes o por el contrario lo siguen siendo.

Desde mi punto de vista, la virginidad es un constructo cultural y social que se asocia a algo físico para demostrar una evidencia y que se ha perpetuado en las sociedades machistas y patriarcales, donde la no virginidad significaba la deshonra de la familia y la virginidad, el arreglo de relaciones familiares mediante un matrimonio y la obtención de beneficios por ambas partes.

Ahora, en la sociedad actual, salvo excepciones, no tenemos que demostrar que existe la virginidad. La no virginidad no es una deshonra y por supuesto no se tiene que conservar hasta el matrimonio.

Por eso, hemos de cambiar el significado a esta palabra, ya que la pérdida de la virginidad engloba muchos más significados que el mero hecho de romper un membrana en un momento puntual.

Considero que la primera vez que se realiza un contacto erótico, aunque no se acabe en penetración, se ha perdido la virginidad y no la rotura de una membrana insignificante.

Leave a Reply