was successfully added to your cart.

LA MARCA QUE CONFUNDE NO SOLO CON SUS COLORES

La publicidad nos entra por los ojos y va directamente a incorporarse a nuestro repertorio de valores y normas sociales: lo bueno y lo malo. Según el filtro del que dispongamos, estaremos mejor capacitados para saber “qué es lo que está bien y qué es lo que no”.

Suerte tendremos si este repertorio ya se ha formado por otras vías, es consistente y fuerte. De ese modo casi nada lo podrá alterar.

Qué sucede cuando las chicas o chicos todavía no tienen según qué valores asentados. Si oscilan entre lo que está bien o lo que puede que no esté tan mal. Si no saben qué elegir, si dudan y no saben a quién acudir. Entonces a esas chicas o chicos, la publicidad va directa a sus mentes, su repertorio de valores y a su personalidad. Realmente, ese es el objetivo.

Digo esto acordándome del atroz anuncio, de la atroz marca de ropa Desigual. Ese en el que la chica completamente liberada, feliz y contenta desea estar embarazada y ni corta ni perezosa pincha todos los condones que tiene en su haber.

¿Qué mensaje reciben nuestros adolescentes?;  Si son chicos, pensarán:

–          Las chicas son unas zorras

–          Aprovecharán cualquier momento para engancharnos

–          Son unas mentirosas y manipuladoras

Si son chicas las que ven este anuncio, pensarán:

–          Da igual lo que piense el resto del mundo, que lo que vale es lo que yo digo

–          Puedo cambiar la vida de quien quiera por puro capricho

–          Soy super chula y super feliz haciendo lo que me da la gana y poniéndome un vestido de Desigual

La publicidad de ciertas marcas confunde el hecho de ser una persona empoderada y fuerte socialmente, con ser una maquiavélica caprichosa, capaz de hacer cualquier cosa para conseguir su objetivo.

Confunden el poder de la decisión con el poder de la manipulación y realmente enmarañan todo.

Ciertamente, ese es su objetivo. Es cierto que necesitan de esta publicidad; qué más da si el anuncio dura dos días y después lo recortan por la parte en la que ella pincha los condones, i ya da igual!. Ahora se habla de todo esto, se sabe que la marquita de marras, es una marca para chicas que están muy liberadas y se sienten fuertes, y nada más lejos de la realidad.

Confunde a las chicas y no solo con los colores discordantes de sus estampados, ni tampoco con la oscuridad de sus tiendas, que más que tiendas parecen cuevas de fraguel, sino que confunde con los valores, con el tipo de persona que quieren que se conviertan esas jovencitas, que piensan que pisoteando a los demás serán más felices.

Necesitamos un poco más de educación sexual. Necesitamos tener una vacuna para estas campañas publicitarias que van directas al hígado y que realmente hacen el efecto que pretenden.

No queremos ser sexos enfrentados, queremos vivir en armonía todos juntos, compartiendo las responsabilidades y los poderes, las acciones y los pensamientos.

 

Desigual apesta!!

 

consulta@sersexual.com

Leave a Reply