was successfully added to your cart.

LA IMPOSIBILIDAD DE SER ASEXUAL

simbolo-asexual-2yw3yvw8pc20h0658ctp1c

Gran controversia existe en relación con el término ASEXUAL, tanta, que incluso el colectivo de sexólogos y sexólogas no se pone de acuerdo en sus posiciones.

Desde mi punto de vista: “todas las personas somos sexuales y es imposible no serlo”, así que  SER ASEXUAL es totalmente improbable, ya que la condición de ser sexuado es inherente a cada uno de los seres humanos.

No se puede dejar de SER SEXUAL igual que no se puede dejar de ser mamífero.

El dejar de tener conductas eróticas por propia voluntad, no te hacer ser NO-SEXUAL, simplemente, es una decisión propia y respetable, como no darle el pecho a tu hijo recién nacido, cosa que no te hace dejar de ser mamífera.

Por esta razón, usar el término asexual no me parece de todo correcto. Es erróneo por definición. Es necesario buscar otro más adecuado a lo que realmente se quiere nombrar.

Lo que sucede es que, las personas asexuales, como muchas otras sin conocimientos extensos de sexología, usan el término sexual para referirse a la ERÓTICA, es decir, a los diferentes deseos, fantasías y conductas que se ponen en marcha para alcanzar el placer.

Los no entendidos en sexología, consideran que el placer, es uno y solo hay una única manera de encontrarlo: mediante los genitales y sobre todo con prácticas relacionadas con ellos. Entonces, se entiende, que asexual es aquella persona que no tiene prácticas sexuales genitales,  y aquí el primer error: hay muchas otras prácticas, no genitales, y si muy sexuales y placenteras, porque tenemos mucha piel y mucho cuerpo.

Las personas denominadas asexuales, quizá no experimentan un deseo lo suficientemente grande como para poner en marcha sus propias conductas eróticas-genitales, pero muchas de ellas, sí que están interesadas en el amor y en la pareja. El amor y la pareja son SEXUALES, porque forman parte de las relaciones de cuerpos sexuados.

Las personas denominadas asexuales pueden, en un momento dado, disfrutar con su autoerótica, porque esa faceta les da placer, a pesar de que no estén tan interesadas en la faceta relacional. Y masturbarse es SEXUAL.

Uno de los riesgos mayores que tiene la terminología ASEXUAL es la ETIQUETACIÓN, es decir, una vez que la persona se ha etiquetado de asexual, se identifica con ello y se siente parte de esta categoría. Forman parte de una misma comunidad e incluso enarbolan una bandera. Una vez hecha esta identificación, después de un trabajo de cambio en sus propias creencias y valores, es difícil que haya espacio para ir más allá. Ya no hay camino.

Quizá una persona no tiene intereses sexuales en una etapa concreta de la vida, y eso no quiere decir que sea así siempre. Con la etiqueta, la probabilidad de que perdure por mucho tiempo es mayor, porque la persona se ha identificado con un grupo.

Sexualidades hay tantas como personas, y si comprendemos cómo hay personas que se excitan con cosas muy particulares y peculiares, también hemos de comprender, que hay personas que no necesiten la piel de los otros para sobrevivir.

La labor de lxs sexólogxs no es cuestionar lo que sienten las personas, sino de respetar sus propias decisiones. Tampoco, es labor de lxs sexólogxs el prescribir relaciones íntimas y orgasmos a diestro y siniestro, y dudar si no eres una persona sexualmente activa, de tu salud mental.

Una persona denominada asexual no acudirá a la consulta, ya que no necesita mejorar desde su punto de vista, ni su erótica ni su amatoria, pero si una persona que acude a consulta y dice que cree que es asexual, es necesario por parte del profesional que le ayude a gestionar de nuevo esa etiqueta,  ampliar sus competencias para el placer, para adueñarse de él, para dar rienda suelta a sus propios deseos, sin culpas ni subterfugios, para mejorar en la autoestima y en las relaciones, para conseguir sus propios objetivos y para sentirse mejor. El objetivo no es que consiga una sexualidad “como todas”, sino una sexualidad como ellxs quieren y a su medida.

Si aun así, la persona no considera necesario hacer ese cambio, los sexológxs no podemos hacer más que respetar su decisión.

 

Si tienes dudas o problemas;

consulta@sersexual.com

 

Leave a Reply