was successfully added to your cart.

LA EDAD PERFECTA PARA EL PLACER

La sexualidad de las personas mayores es algo, que todavía hoy, queda relegado a un segundo plano. Es algo inaudito, paradójico e incluso, raro, sobre todo, para las personas que no tienen esa edad.

En nuestra mente, mal educada en educación sexual, preconcebimos la sexualidad como algo relacionado íntimamente con la reproducción, por lo tanto, las personas que no están en edad de reproducirse, no tienen por qué tener relaciones sexuales.

Pero, sabemos que la sexualidad no siempre va encaminada a la reproducción. De hecho, la mayoría de las veces que se producen encuentros sexuales, evitamos que esto ocurra, porque lo que andamos buscando es el placer, la comunicación y el bienestar del compartir con alguien un momento de intimidad.

La edad madura, por lo tanto, es el momento ideal para el placer, precisamente la reproducción no está entre los planes, solo la relación, la sensación y la comunicación. La experiencia acumulada en encuentros eróticos anteriores, es bastante grande y se sabe lo que motiva y lo que no motiva. Además, la persona madura, que ya está a vueltas de todo, ha dejado atrás complejos, ha trabajado la autoestima y ha salido fuerte y poderosa de todo ello.

La sexualidad en la edad madura es el cúmulo de todos los saberes anteriores, en un plano de sabiduría y entereza, sin malestares ni preocupaciones brindados al placer de compartir, cuerpos y pensamientos.

Es la edad perfecta para dejarse llevar, ya nada puede frenar lo que un cuerpo ilustrado puede llegar a acometer. Es el momento perfecto para abandonarse.

Esta sensación de libertad, de haber conseguido muchas metas y de saber que el placer solo depende de uno mismo, hacen que la sexualidad en la personas mayores tenga algo de diferente. La meta no es el orgasmo a toda costa, lo importante es el viaje y los placeres que se van encontrando en él.

Por eso, la edad madura es el lugar donde se puede disfrutar. Mucho más y mejor, todo depende de la historia vivida, de la mente abierta y de las ganas que te queden de disfrutar.

Si en la mente de la persona madura existe el prejuicio de que a su edad ya no le queda el derecho al placer, efectivamente será así. El placer se esfumará, tan lejos, que será difícil volver a encontrarlo. En cambio, si la persona asume su sexualidad como parte de su expresión, en esta edad y en cualquier otra, la erótica y la amatoria tienen un buen lugar para expandirse.

El placer es un camino que se va andando, poco a poco. Y cuanto más lejos se llegue, más se habrá disfrutado.

 

Sersexual ofrece talleres para personas mayores, así como sesiones de información o asesoramiento individual o en grupo.

También, se puede solicitar una consulta de terapia sexual o de pareja.

Los problemas pueden dejar de serlo con la solución adecuada.

 

consulta@sersexual.com

5 Comments

Leave a Reply