was successfully added to your cart.

La asexualidad es la falta de deseo por cualquiera, hombre o mujer, y la falta de interés por hacer conductas eróticas de manera voluntaria. Muchas veces este concepto se ha visto relacionado con condiciones religiosas o morales, pero de un tiempo a esta parte nos encontramos con que existe un sector de la población mundial que exige la aceptación de la asexualidad como una opción más a parte de la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad.

Estas personas que se consideran asexuales incluso se han asociado globalmente en  AVEN,  (Asexuality Visibility and Education Network), para hacer ver al mundo que son una opción más, libre,  y que como tal, ha de ser aceptada por la sociedad. Siempre ha habido personas con deseo sexual cero, lo que se conoce en términos psicológicos como deseo sexual hipo activo o deseo sexual inhibido, pero ahora en estos tiempos de redes sociales y de globalidad, tienden a unirse y desarrollar una filosofía propia.

Desde mi punto de vista se puede no tener deseo, pero ser asexual es imposible.

“O el ser humano es un ser sexual o no es realmente nada” es una cita sacada el biólogo Iwan Bloch, considerado padre de la sexualidad moderna que es la cabecera de mi página web: www.sersexual.com y su elección no es casual.

No se puede ser NO SEXUAL, efectivamente es como negar la biología humana. Pero la cuestión es la siguiente. ¿Qué es SER SEXUAL?

Normalmente estamos acostumbrados a pensar que lo sexual y la sexualidad, están relacionadas con el coito, el pene y las vaginas y no hay nada más. Pensamos que todo lo relativo a la sexualidad se recoge en la genitalidad y el coitocentrismo. Por eso, cuando pensamos en personas asexuales, automáticamente pensamos en personas que no tienen relaciones sexuales, entendidas estas como: genitales y coitales.

Partimos del modelo del Hecho Sexual Humano (HSH),  en el cual, se le llama Hecho, porque  efectivamente es un hecho que la sexualidad humana tenga dos vertientes, la masculina y la femenina. Se llama Sexual porque es relativo a los sexos y Humana porque referencia a la especie humana y a su condición sexuada.

Dentro de este modelo existe un concepto que es el de Sexuación que es un proceso en el cual nacemos hombres o mujeres y nos convertimos en los hombres y mujeres que somos y que seremos en el futuro. Cada hombre y cada mujer son hechos irrepetibles. Este proceso se da a lo largo de toda la vida y no termina salvo con la muerte.

Por eso entendemos que la sexuación es algo inherente a todas las personas, de lo cual no se puede escapar. Es como si le quitáramos el color amarillo al sol.

Así que, pienso que no se puede ser asexual, porque es física, biológica, psicológica y socialmente imposible.

Por otro lado, cada uno o una es libre de desarrollar las conductas que le aporten bienestar, o en este caso dejar de hacerlas,  y está claro, que las personas que promueven la asexualidad como bandera, lo tienen asumido. No creo que se molesten por ser llamados así, ya que son ellos mismos los que se denominan asexuales.

Pero insisto, no se puede ser NO SEXUAL, porque está relacionado con el hecho de ser hombre o mujer. Y eso es una condición que se da siempre sin excepción.

Se puede elegir no tener conductas sexuales o de carácter erótico, pero se sigue siendo sexual.

Muchas de las personas que ahora se denominan asexuales, han pasado por una experiencia no muy gratificante de tipo sexual, en la cual han puesto punto y final a sus potenciales relaciones.

Bajo mi punto de vista, es en realidad  un mecanismo de defensa que ponen en marcha para evitar ciertas conductas, que por la razón que sea han resultado traumáticas o no satisfactorias. Ese mecanismo de defensa, si está bien instaurado, es decir, si la persona lo asume perfectamente, no tiene por qué causarle ningún inconveniente en su vida cotidiana. El problema será cuando ese mecanismo no “tape” del todo lo que tiene que tapar. Entonces sí que se darán las disfunciones y los problemas.

Los problemas que se pueden ir desencadenando pueden ser de diversa índole:

  • Orgánicos: relacionados con un bajo nivel de testosterona, enfermedades como la diabetes, la depresión, estrés,  afecciones o tumores, etc.
  • Psicológicos: relacionado con emociones negativas como vergüenza, culpa, miedo, que producen angustia y se tienden a evitar o a negar. Pero puede existir también el miedo al placer, al fracaso, al compromiso, a sufrir daño físico o psicológico o a una disfunción sexual.
  • Sociales: relacionado con la educación represiva, la influencia de modelos sexuales clásicos y pobres, pero también con los conflictos de pareja, la falta de comunicación, el sentirse obligado/a a hacer algo que no se quiere y a sentir la relación como no placentera.

Una persona asexual no carecería de identidad biológica porque siempre será un hombre o una mujer y siempre será sexual por esta misma condición.

Por otro lado, existen personas denominadas asexuales que necesitan vivir en pareja, necesitan afecto, cariño y amor. ¿Y qué es eso, si no es sexualidad? Incluso existen personas que dicen ser asexuales y se masturban. ¿No es eso sexualidad?

Desde el modelo del Hecho Sexual Humano entendemos que la sexualidad engloba un abanico mucho más amplio, beneficioso y rico para todas las personas, se puede prescindir de ello, pero se dejarían de reportar múltiples beneficios para la salud, para la mejora de las relaciones inter personales y para el disfrute.

Yo no consideraría la asexualidad como una opción más de orientación del deseo. De hecho creo que tiene más que ver con épocas concretas de las personas, en las que, por la razón que sea, la actividad sexual disminuye hasta cero. Una vez allí, le tienen que poner un nombre para poderlo aceptar.

Un buen estímulo sexual, que puede ser diferente para cada persona, provoca el deseo, la cuestión es aceptar qué es lo que se desea, conocerlo y explorarlo. Para muchas personas, les debe ser más fácil poner una etiqueta, que seguir buscando y aceptar las múltiples sexualidades que existen.

 

2 Comments

  • Laura dice:

    En esta entrada tomas el término “asexualidad”, le dotas del significado que a ti te parece y luego expones por qué CREES (no pruebas nada) que la asexualidad es imposible. Pareciera que NECESITAS negar la experiencia de aquellxs que deciden denominarse “asexuales”. Y como no te es posible la tachas de patológica (que si es un mecanismo de defensa, que si lo que pasa es que es más fácil que buscar el propio deseo…). ¿Será quizás que es más rentable tenerles como pacientes que creen que algo anormal les sucede que como personas que viven libre y satisfactoriamente a su manera?

    ¿Eres sexóloga? La sexológia, al igual que otras ciencias, se limita a decirnos cómo deberíamos vivir. Y lo justifica con un ” porque eso es lo natural y saludable… ¿La asexualidad? No no no. Así no! Es contraria a nuestras normas y principios…ummmmhhh..ni siquiera es posible!!!! No, no, no se puede ser asexual!!! Y quienes se empeñan en desobedecernos (esxs que nos ignoran ” me resbala tu ciencia, a otro lado a dirigir a rebaños!) …esos…están enfermos!!!…es un mecanismo de defensa!!!…tienen que venir a nuestras consultas!!!….nos necesitan!!!…nosotrxs sí que sabemos quienes son y qué les viene bien!!!…obedecednos!!!…no podeís vivir como querais, no podeis, no podeis!!!”

    Pues sí, se puede. A otro lado con vuestros ánimos dictatoriales.

    Laura

    • Gema dice:

      Laura,
      Siento que te haya molestado tanto mi opinión al respecto, pero te aseguro que no era mi intención.
      Respeto cualquier opción y entiendo que la asexualidad es una opción, es decir, cada persona elige si quiere o no quiere tener vida sexual.
      Por otro lado, considero que la sexualidad no es una opción, es un Hecho. Para mi ser sexual es mucho más que tener relaciones sexuales.
      Además, cuando lo digo, me baso en teorías como la del Hecho Sexual Humano o el Modelo bio-psico-social de la sexualidad humana.
      La expresión del afecto, los vínculos, los sentimientos, las creencias, las actitudes, los valores, los roles, las relaciones, la orientación de deseo, conocer y aceptar el propio cuerpo, para mi son entendidos como parte del Hecho Sexual Humano. Para mi, son sexualidad.
      Entiendo que puedes negar las relaciones sexuales (íntimas, genitalizadas y con coito), pero negar todo lo demás es más difícil.
      Las consultas de lxs sexólogxs no están llenas de personas asexuales, porque precisamente estas personas viven con total normalidad el hecho de no querer tener vida sexual. En cambio, si pueden venir a consulta personas que aún no teniendo deseo sexual, quieren volver a tenerlo, entienden que la sexualidad les puede reportar máximos beneficios y quieren recuperarla.
      Quizá mi concepto es mucho más global que el de la mayoría de la gente. Pero es algo que comparto con el resto de compañerxs de profesión. Sí, soy sexóloga. También psicóloga.
      Desde mi punto de vista, todas las opciones son posibles y todo es legítimo.
      Se puede dejar de tener relaciones sexuales, pero no se puede dejar de ser sexual.

      “O el ser humano es un ser sexual, o no es absolutamente nada” Iwan Bloch

      Gracias por tu reflexión.

      sersexual

Leave a Reply