was successfully added to your cart.

INTERNET NO EDUCA EN SEXUALIDAD

La educación sexual es el vehículo fundamental para que se propicie el desarrollo de personas con fuerte autoestima, seguras, tolerantes y con respeto hacia las demás.

La educación sexual fomenta el crecimiento personal y garantiza la consecución de los objetivos vinculados a las relaciones entre personas y en pareja.

Asimismo, la educación sexual previene de prácticas poco seguras que pueden poner en riesgo la salud de quienes las practican, así como otras prácticas que pueden poner en riesgo sus circunstancias psicosociales.

Sin embargo, la educación sexual está lejos de ser algo realmente integrado, tanto en las aulas, como dentro de la familia. Hoy en día, hablar de sexualidad con nuestrxs hijxs  y alumnado sigue siendo tabú.

La ausencia de educación sexual hace que otras fuentes menos fiables y sí muy confusas sean las que ocupen el lugar de educador o educadora o de la familia.

Internet, esa ventana abierta a todo y sobre todas las cosas es el escaparate donde se muestran muchos de los tópicos, prejuicios, estereotipos y falacias sobre la que se está sustentando la educación sexual que reciben nuestros jóvenes.

Dentro de internet, el porno ocupa un lugar preponderante, y a él recurren para comprender algunas de sus múltiples dudas. Entonces, se encuentran con una realidad que no existe, que hace pensar que los encuentros eróticos tienen que ser de determinada manera estereotipada y en el cual subyacen clichés típicos que no hacen más que agrandar las dudas de cómo comportarse para ser un o una amante excepcional.

Cuando llega el momento de la intimidad con otra persona, intentan reproducir esos comportamientos imposibles para poder cumplir con lo que ellos entienden por sexualidad. Se imitan comportamientos machistas, desigualdades de género, violencia y falsas expectativas. Además, se intenta reproducir un modelo coitocentrista en el cual centrarán todas sus conductas sexuales posteriores.

El porno está muy bien y cumple una finalidad clara que es la aumentar la excitación. El problema puede venir cuando lxs jóvenes confunden su propia realidad con lo que ven en la ficción.

 

Si ellos y ellas asumen lo que ven en el porno y en otro tipo de medios como lo que es la sexualidad, estarán muy lejos de comprender que la sexualidad es un campo amplio y que no se reduce solo a los genitales y a la penetración. La sexualidad incluye además, emociones, valores, vinculación, afecto, amor y todxs somos sexuales desde que nacemos hasta que morimos. Razón por la cual hemos de desarrollar una sexualidad positiva que nos haga crecer como personas sexuadas y sexuales.

Lxs jóvenes necesitan educación sexual para responder preguntas, solventar dudas y comprender que su propia realidad es mucho mejor y mucho más compleja de lo que pueden observar en internet.

Es muy importante que nos pongamos manos a la obra y que tomemos las riendas de la educación sexual. Tanto la familia como los centros educativos tienen que tomar el papel protagonista en la educación sexual de sus hijxs para poder dar respuesta a sus dudas y sus conflictos, muchas veces adquiridos al querer compararse con ciertos modelos sociales a los que no llegaran nunca y a los que no hace falta que lleguen, en realidad.

Mediante la educación sexual construirán su propia realidad de seres sexuales y comprenderán que la sexualidad es fuente de bienestar y salud.

Leave a Reply