was successfully added to your cart.

GASTRONOMÍA ERÓTICA

Cuando realizamos talleres de educación sexual, intentamos que los participantes adquieran un valor diferente sobre lo que es la sexualidad para ellos, haciéndola más creativa, novedosa y estimulante. Liberándose de estereotipos que hacen que sea muy rígida y que no permiten actuación al juego y la experimentación, solo a lo que se tiene o no se tiene que hacer.

Muchos de los participantes piensan, que lo fundamental para que una relación sexual sea una “buena relación sexual”, es que en ella haya, por supuesto una penetración, es decir, para la mayoría de la gente, una relación sexual sin penetración vaginal, no queda completa, fraguándose en ellos y ellas gran desinterés por esa relación, en el momento concreto y quizá, por la relación de pareja, en general.

Tanto chicos como chicas valoran la penetración vaginal como la práctica más importante y necesaria, siendo todas las demás prácticas que se puede hacer con la pareja; como aquellas cosas que se hacen para llegar al grano, pero sin más importancia.

Mucha  gente le llama los prolegómenos o los preliminares, que ya con esos nombres, desde luego, se le quitan las ganas hasta de hacerlos.

Indican que son cosas que se hacen “antes de…”, por supuesto, la penetración y por lo tanto no gozan de la importancia de la práctica del coito.

Es como si en El Bulli, pasáramos rápido por los apetitivos, el primer plato y el segundo plato, porque lo único que nos interesa es el postre. O como si en un viaje a un país lejano, solo nos importara hacer fotos al llegar al destino y no nos fijáramos en todo lo que nos podemos encontrar hasta llegar a él, ¿perderíamos muchas fotos interesantes de todo el viaje, no es verdad?

Se trata de transmitir a los participantes de los talleres que todo lo que podemos hacer con nuestra pareja son cosas importantes en sí mismas y que no han de tener una gradación de menor a mayor importancia, porque de hecho, no todo el mundo las puntúa igual, sino que hay que conocer mucho a la pareja para saber cómo puntúa y, lo que es más importante, cada persona se ha de conocer mucho a sí misma para saber su propia puntuación.

Cuando nos liberamos de la tiranía de la penetración, tanto hombres como mujeres, se encuentran en un nuevo terreno de juego. Un nuevo tablero en el cual todas las fichas son importantes. Cada una con su función. Cada una importante y por supuesto, la combinación que se da entre ellas, es múltiple en cada partida.

La penetración vaginal está muy bien, pero no es el ingrediente más importante dentro de la gastronomía de la erótica. Por ejemplo, en la paella, ¿cuál es el ingrediente más importante? Efectivamente, el arroz es lo más importante, sin él la paella deja de tener sentido, pero, ¿y si el caldo que le echamos está aguado?,¿ Y si, además, nos olvidamos de la sal?. Tendremos una paella sosa, sin sabor, insípida y por lo tanto, no tendremos una buena paella. Así que, el arroz es importante, pero no tanto.

¿Y si en vez de echarle arroz, le echamos fideos?, ¿No tendremos entonces otro plato diferente?, ¿No nos encontraremos con un plato de fideuá? Y es que acaso, ¿la fideuá no es está muy rica?

Exploremos ingredientes, todos necesarios, abramos los ojos y el resto de los sentidos para experimentar con todo el cuerpo, no solo con los genitales. Todo el cuerpo sabe de sensaciones y placeres.

Otra gastronomía es posible, un juego nuevo está por aprender.

Si quieres aprender y enriquecer tu sexualidad:

consulta@sersexual.com

 

 

4 Comments

Leave a Reply