was successfully added to your cart.

EYACULACIÓN PRECOZ: UNA CUESTIÓN DE TIEMPO

Las disfunciones sexuales están también sesgadas por razón de género. ¿Qué quiero decir con esto? Que el hecho de ser hombres o mujeres, ya nos está condicionando a la hora de ser diagnosticados con una u otra disfunción sexual.

No todas las disfunciones son iguales. Algunas tienen mayor incidencia en hombres y otras en mujeres. Lo que sucede es que la misma disfunción es medida en base a parámetros diferentes, si hablamos de un sexo u de otro.

Me explico. Las disfunciones sexuales relacionadas con la fase del orgasmo pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, pero se basan en evidencias completamente diferentes.

En la mujer, nos basamos para su diagnóstico, en la ausencia o presencia de orgasmo, es decir, si tiene orgasmo, todo perfecto, pero si no tiene, existe problema, concretamente anorgasmia.

En el hombre, no nos basamos en los mismos parámetros, es decir, en la ausencia o la presencia de orgasmo, sino que nos basamos en el concepto tiempo: pronto o tarde. Es así que, el hombre si tiene un orgasmo pronto, tiene un problema y si lo tiene tarde, no. Hablamos, en este caso de eyaculación precoz.

Parece que el sistema para medir es completamente diferente, aunque nos basemos en el mismo fenómeno: el orgasmo, para ella lo importante es si lo tiene o no lo tiene y para él, lo realmente importante es en qué momento lo tiene, siendo pronto un problema para él.

¿Pensaríamos que una mujer que llega al orgasmo muy rápido tiene una disfunción? En todo caso pensaríamos que es una mujer muy fogosa, excitable y si fuéramos su pareja, pensaríamos: “qué bien que lo hemos hecho, se derrite conmigo”.

¿Por qué entonces pensamos que un hombre que llega rápido a la eyaculación (que no siempre orgasmo) tiene una disfunción? Lo que tiene es un error de concepto.

¿Por qué no se usa el mismo método de medida para los hombres?, es decir, si tienen o no tienen orgasmo. Nos evitaríamos muchos problemas, ya que tenerlo, ya sea antes o después, será irrelevante, porque la cuestión es tenerlo, no?

Es necesario en sexología tener un diagnóstico, sobre todo para saber de qué estamos hablando, pero en la práctica, para trabajar con la problemática asociada a la fase del orgasmo, tenemos que desmontar muchos mitos.

El mito de que si un hombre eyacula, ya no puede continuar. Como si de él se apoderara una fuerza sobrenatural que le dejara en K.O. técnico, cosa que le imposibilita el alargar el episodio.

El mito de que el hombre tiene que tener su orgasmo en último lugar, siempre después del orgasmo de ella, por la misma razón anterior: el hombre está físicamente impedido para continuar.

El mito de “aguantar” sobre todas las cosas. Incluso suelen pensar en cosas desagradables para evitar que la eyaculación se dé. Claro, porque todo el mundo sabe que después se autodestruirán.

El mito de siempre hay que dar la talla, es decir, saber que su ejecución será perfecta, en base a constructos irreales posiblemente creados viendo porno.

Para ocuparnos sobre esta problemática,  trabajaremos estos mitos, y muchos otros, daremos libertad, ofreceremos la posibilidad de disfrutar y desconectar sin pensar en nada más y valoraremos si de verdad es una problemática o simplemente un error de concepto, basado en parámetros culturales y sociales donde obligan al hombre a ser una máquina sexual que no pare nunca.

Hombres, liberaos de esta tiranía!

En la sexualidad todo es más fácil de lo que os han hecho creer.

Puedes saber más en:

 

consulta@sersexual.com

4 Comments

  • Sannn dice:

    Es verdad que hay muchos mitos en cuanto a la eyaculación y en general, en cuanto a todo lo relacionado con la sexualidad. Es un terreno pedregoso.
    Gracias por escribir

  • lector dice:

    Me parece bastante interesante la reflexión.
    Aunque quiero objetar una cosa, quizás para vosotros ciertos mitos es una realidad para mucha gente como la de que si un hombre eyacula le cuesta bastante continuar.
    Yo como hombre siempre he buscado que tanto mi pareja como yo llegásemos al orgasmo, e intentar postponer mi orgasmo después del de mi pareja creo que es algo bastante bueno ya que lo que quiero es el disfrute de ambos.

    • Gema dice:

      Lo que tu haces, es perfecto. Claro que si! Si esperas a que tu pareja tenga un orgasmo y eso os va fenomenal, por supuesto, seguid haciéndolo.
      Lo que intento transmitir es que hay muchas personas que piensan que en un encuentro sexual ha de ser todo como “tiene que ser” y si no lo consiguen, tienden a frustrarse. Por eso, es importante saber, que en cada encuentro, lo esencial es estar juntos y disfrutar, independientemente del orden de los factores.
      Si el hombre, como dices, “no puede continuar” (me imagino que te refieres a volver a tener una buena erección), tampoco importa tanto, lo importante es que sea capaz de estar pendiente de su pareja y que disfrute con ella, a pesar de que no haya penetración.
      La penetración, no lo es todo!
      De esta manera, las relaciones sexuales serán satisfactorias para ambos, sin presiones, sin tiempos y sin notas.

      Gracias por leer a SERSEXUAL y por tu opinión.

Leave a Reply