was successfully added to your cart.

El sueño del príncipe azul se puede convertir en pesadilla.

Muchas mujeres son incapaces de encontrar  la persona ideal. Aquélla con la que pasar los años, compartir la vida y crecer como personas.

Muchas mujeres todavía buscan príncipes azules. Aquellos que viene a buscarte mientras tú no haces nada más, si no esperar a que lleguen. Aquellos que te lo dan todo y que desde el primer momento lo son todo para ti.

Son estos mismos príncipes los que  te van quitando poco a poco todas las conexiones que tienes con el mundo real. Pero, claro como son príncipes, son tan perfectos y si tú no los quieres, se irán con otra, pues asumes eso como normal.

Dejas de tener vida, para tener una vida para tu  príncipe. Dejas de tener amigas, porque son todas una guarras, dejas de tener amigos porque todos se quieren enrollar contigo, dejas de tener familia, porque ella no te entiende como él,  dejas de estudiar, porque, total, él tampoco estudia y así puedes pasar mucho tiempo más con él…y así sucesivamente, tu amado se convierte, no en príncipe si no en el rey de tu propia vida.

Pasan los días y los años y tu autoestima cada vez es más pequeña. Ya no eres nada sin él. Y él sin ti, tampoco, pero eso no lo sabes. Para ti sigue siendo un príncipe azul, aquél que vino para enseñarte el camino el cual debías seguir.

Sí, es  posible que sufras y que te des cuenta de que esa no es la mejor manera de continuar. Si eres lo suficientemente valiente, podrás salir de esa cárcel de cristal, si no, puede ser que te quedes dentro y que veas pasar el mundo desde tu ventana transparente.

Este tipo de mujeres no aceptan otro tipo de príncipes, verdes, naranjas, rojos, etc…siempre esperan a su príncipe azul. Cuando otro de otro color se les acerca, ellas no tienen la capacidad de detectar que ese es un príncipe adecuado con el cual poder compartir una historia de amor, más corta o más larga, ya que no es ese príncipe que conocen, el azul,  ese que las anula y no las deja crecer.

Casos así, hay muchos. Muchas mujeres, y sí, posiblemente algunos hombres, desean tener una relación basada en unos ideales que no existen y que sobre la marcha se desmontan una y otra vez.

Aprender que hay que re aprender principios y valores puede costar al principio, pero hemos de garantizar que la recompensa siempre será mayor que vivir en una cárcel de cristal.

Leave a Reply