was successfully added to your cart.

EL ACELERADOR DE EXPERIENCIAS ERÓTICAS

leer-es-sexy

La literatura erótica nos gusta porque nos hace volar. Vivir con los pies pegados a la tierra está muy bien, pero llega un momento en el que es necesario despegar, dejarse llevar y orbitar si hace falta, hasta que ya no podamos más y tengamos que regresar.

En la vida sexual, como en todo, la rutina y el aburrimiento empiezan a tomar posiciones firmes y se van haciendo con el terreno. A menos que lo impidamos.

Muchas de las dificultades atendidas en la consulta hacen referencia a la falta de deseo y a cómo rejuvenecer la relación de pareja, volviendo, si es posible a los primeros momentos de enamoramiento. Hombres y mujeres desean desear y volver el tiempo atrás, además de poder compartir con la pareja los momentos de novedad e incertidumbre, que ya por supuesto, no volverán.

Es el momento de fomentar la fantasía.

La fantasía es esa herramienta que se queda oxidada por la falta de uso y que al final ni nos acordamos de que la tenemos en la caja de herramientas.

Existen muchas técnicas para aumentar el deseo mediante el desarrollo de la fantasía. En consulta practicamos muchas de ellas con tal de rejuvenecer la pareja. La lectura es una de ellas.

Gracias a libros superventas en los últimos tiempos, la literatura erótica está tomando un lugar preferente dentro de las estanterías y cómo no, en las mesitas de noche. Un libro erótico nos hace visualizar escenas que no nos permitimos a imaginar de otra manera. Es una pantalla a otro mundo, en el cuál todo es tal y cómo tú quieres imaginar: apetecible, diferente y divertido. Esas escenas estimulan la imaginación y de repente te encuentras participando de lo que estás leyendo o simplemente siendo una voyeur lleno de deseo.

La literatura erótica, sirve también para crear un repertorio de historias a las que echar mano cuando estamos excitándonos, porque cuando tenemos ganas de dejarnos llevar, deseamos excitarnos y conseguir un orgasmo, la mente tiene que estar en clave erótica, expandirse, abrirse y sentir experiencias.

La literatura erótica es como un acelerador de experiencias.

La función que cumple es similar al porno o a otro tipo de videografía erótica. La diferencia de la literatura, es que deja más para la imaginación. Las sensaciones que se experimentan vienen por el canal directo de la mente, que reparte al resto del cuerpo, visualizando, sintiendo, oyendo, oliendo y saboreando todo lo que en las páginas se hace realidad.

Echa mano a la literatura y acelera tu experiencia erótica, siente y déjate llevar.

Entra en tu vida, no te quedes en el umbral.

 

Si quieres pedir tu libro de relatos eróticos escrito por sexólog@s, hazlo en:

consulta@sersexual.com

Leave a Reply