was successfully added to your cart.

EJERCICIO DEL SUELO PÉLVICO CON BOLAS VAGINALES

By 16 octubre, 2013 Mujer, Salud, Sexualidad 2 Comments

El músculo pubococcigeo (PC) es el principal músculo de la pelvis. El nervio pélvico tiene una ramificación nerviosa que conecta el útero con la vejiga, en el caso de las mujeres. En el caso de los hombres, esta ramificación nerviosa conecta la vejiga con la próstata y la parte inferior de la columna vertebral. El PC sujeta todos estos órganos y hace que no bajen.

Esté músculo es muy fuerte y su ejercicio repercute sobre las partes con las que está conectado. Está relacionado con diferentes problemas que se le pueden presentar a la mujer, sobre todo después de los partos, como son la incontinencia urinaria y el descanso de de los órganos sexuales (prolapsos) y problemas a la hora de mantener relaciones sexuales. En el caso de los hombres, el músculo PC también se relaciona con la respuesta sexual, prolapsos y disfunciones intestinales.

Por eso, el mantenimiento de este músculo es muy bueno para la salud y también para el desarrollo de unas relaciones sexuales más placenteras. Por desgracia es un músculo poco conocido y por lo tanto, poco ejercitado. Es importante que lo conozcamos y lo trabajemos. El resultado es calidad de vida.

Para ejercitar este músculo del suelo de la pelvis es fundamental poder identificarlo. Lo identificaremos, cuando a la hora de orinar, intentemos retener la orina. Este ejercicio de retener y soltar la orina, es el que nos ayuda a encontrar el músculo y a saber cómo poderlo ejercitar.

Otro ejercicio que puede ayudar en el caso de mujeres que tienen dificultad para identificarlo, es introducir un dedo en la vagina e intentar apretarlo con el músculo de la pelvis.

Una vez que ya sabemos dónde está  y cómo identificarlo, el objetivo primordial es ejercitarlo. Al igual que otros músculos del cuerpo puede perder tonicidad y elasticidad. El ejercicio continuado de este músculo reportará beneficios, que a simple vista no se podrán observar, pero en cambio, la persona, puede encontrar una alta mejoría de sus condiciones físicas.

El ejercicio del músculo del suelo pélvico se realiza mediante los ejercicios llamados de Kegel. Consisten en contraer y relajar el PC en varias series al día, intentando subir de intensidad.

Este tipo de ejercicios tiene la ventaja de que se pueden realizar en el momento en el que se quiera, sin preparación precia de ninguna clase y el resultado es espectacular.

A la hora de las relaciones sexuales el PC tiene máxima importancia, sobre todo para identificar sensaciones y para propiciar el orgasmo. El ejercicio de la zona pélvica hace que tanto el hombre y sobre todo en la mujer, sean conscientes de sus sensaciones y el ejercicio pausado o más rítmico del músculo hace que se aumenta la sensación en la zona vaginal y el orgasmo llegue de manera más fácil. Por otro lado, la falta de tono muscular hace que se de cierta insensibilidad en la entrada de la vagina y como consecuencia de ello, los orgasmos pueden ser de menor intensidad.

Si lo que queremos es  ejercitar el suelo pélvico de una manera consciente y eficaz, las mujeres podemos usar bolas vaginales o también conocidas como bolas chinas.

El objetivo de estas bolas vaginales no es el proporcionar placer a la mujer en el momento en el que se las introduzca, si no el de proporcionar tono y fuerza al músculo del suelo de la pelvis. Este tono y fuerza adquiridos hacen que se identifiquen mejor las sensaciones en la vagina y como resultado favorecen la fase de excitación y la fase del orgasmo, dentro de la respuesta sexual.

Las bolas tienen un peso en sí mismas, y cuando la mujer se pone de pie, ejercen cierta presión en el suelo pélvico. Es decir, usar este tipo de bolas vaginales hace que se haga fuerza con la musculatura y por lo tanto, se recupere o adquiera un mejor tono.

El uso de las bolas ha de ser gradual. Comenzar con bolas de menor peso e ir aumentando. También, debe ser gradual el tiempo que estén insertadas dentro de la vagina. El principio basta con 10 minutos, o con lo que la mujer pueda aguantar. Poco a poco, se desarrollará la fuerza específica para mantenerlas por más tiempo.

Las bolas vaginales que recomendamos en SERSEXUAL son las EMIGI que están compuestas de dos bolas unidas en forma de ratoncito con el hilo (rabo) a un lado para retirarlas.

Unas bolitas metálicas de su interior golpean las paredes de la vagina con su movimiento y mejoran así la circulación sanguínea de la zona estimulando al mismo tiempo el nivel de lubricación.

El ejercicio del músculo pélvico en general, mejora la tonicidad de la vagina incrementando la sensibilidad de la zona intima.

Las bolas EMIGI nos ofrecen posibilidad de diferentes tratamientos.

  • EMIGI 58 gr color frambuesa es la bola ideal para prevenir la incontinencia urinaria y para preparar un embarazo saludable y un parto más fácil y para restaurar el suelo pélvico tras de dar luz.
  •  EMIGI Set LIGHT color: rosa claro 42 gr; color: frambuesa 58 gr. El set LIGHT es ideal para principiantes en el uso de las bolas vaginales. Tiene una bola que solo pesa 42 gr. apropiada para empezar con el programa EMIGI. Después de haber probado la bola con menos peso durante varias semanas, se puede aumentar el peso con la 2. bola de 58 gr y así entrenar el suelo pélvico para obtener una mejor musculación.
  •  EMIGI Set HEAVY color rojo 72 gr color negro 92 gr.El programa HEAVY de EMIGI está concebido para mujeres que tienen ya un suelo pélvico muy bien entrenado y desarrollado para mejorar aún más la tonicidad de la musculatura pélvica. Recomendable para mujeres que practican deportes como Pilates, danza oriental, yoga o montan caballo.

Un ejercicio continuado  y gradual con bolas vaginales previene y hasta revierte los problemas del suelo pélvico como son los problemas de incontinencia urinaria, prolapsos (vejiga, útero y recto), disfunciones intestinales, disfunciones sexuales como dispaneuría (dolor vaginal durante el coito) y vaginismo (contracción del músculo de la vagina a la hora de la penetración).

En definitiva, el ejercicio es fundamental para la salud. El ejercicio del suelo pélvico, además nos ahorrará ciertos problemas desagradables que podamos desarrollar con el paso de los años y nos proporcionará un estado físico ideal para el desarrollo de la sexualidad.

2 Comments

Leave a Reply