was successfully added to your cart.

DISFUNCIÓN ERÉCTIL. ¿CÓMO SUPERAR LA ANIQUILACIÓN DE LA MASCULINIDAD?

Episodios de disfunción eréctil hay muchos. Es de lo más normal que en algún momento de la vida del hombre se produzca ese “gatillazo” o esa incapacidad para comenzar y mantener la erección. Son múltiples los factores causales de esta situación, como por ejemplo, haber bebido, haber tomado drogas, estrés y sobre todo,  ansiedad.

Cuando en el hombre se produce un episodio de disfunción eréctil, lo puede vivir de diferentes maneras:

  1. “No pasa nada, el próximo día irá mejor, le puede pasar a cualquiera, es un episodio aislado…”
  2. “Mi mundo se derrumba!, no puede ser!, por qué me ha pasado a mí?, ya no estoy seguro de que no me pase la próxima vez!, Qué vergüenza!, donde queda mi masculinidad!”

Si lo viven desde la primera perspectiva, no hay problema. Si lo viven desde la segunda, es bastante probable que sea el origen de un problema que no haga más que acrecentarse con el tiempo.

Lo ideal, adaptativo y natural es vivirlo desde la primera perspectiva. No ha habido una buena ejecución o por lo menos, no ha sucedido lo que se esperaba que fuera a suceder, pero no hay más argumentos. Este episodio no se correlaciona con los próximos que vaya a haber en el futuro, tampoco con la masculinidad del hombre y mucho menos con el fracaso. Es simplemente un hecho fisiológico y natural.

Por el contrario, si la persona lo vive desde la segunda perspectiva, si realmente el mundo se para porque él no llega a comprender lo que ha sucedido, es efectivamente, cuando se están sembrando todas las semillas para un problema posterior. Si regamos y regamos este problema, la disfunción eréctil está servida.

El hombre presentará ansiedad cada vez que rememore el episodio y sentirá verdadero miedo a volver a fallar. Claro, porque para él, el hecho de no haber podido mantener una erección por el tiempo deseado o de no haber podido conseguirla, han supuesto la aniquilación de su masculinidad y es difícil volver a montarla, desde la ansiedad.

El concepto viril y el concepto potencia se han asociado a la sexualidad masculina, que tiene que cumplir esas premisas. Ay del pobre que no lo consiga!

El miedo a volver a fracasar hace que el hombre auto observe todo el proceso, cosa que hace que no se deje llevar por las sensaciones sensuales que se están produciendo en su cuerpo. Si uno se observa desde arriba,  siendo un espectador de la acción, es imposible que se abandone al placer. Inevitablemente se volverá a producir una disfunción eréctil, ya que el proceso de estar concentrado en una voz interna que te indica que no podrás, hace que realmente no puedas.

Si este episodio se repite cierto número de veces, tantas como el hombre esté dispuesto a sufrir, es posible que se den posteriores conductas de evitación a las conductas sexuales. Por lo tanto, además de un problema sexual, nos encontramos con un problema relacional.

La disfunción eréctil no es más que la ansiedad por el hecho de volver a “fallar” o “no dar la talla”, conceptos patriarcales por lo que se ha dejado llevar la sexualidad humana. El catastrofismo y la demanda de ejecución por parte de la pareja, harán que se mantenga en el tiempo, si este círculo vicioso no se corta en alguno de sus puntos.

En algunos casos, el origen de la disfunción  no será de tipo psicológico, sino que será de origen orgánico. En estos casos, se habrán de valorar otras variables para el tratamiento.

Además de psicoterapia y asesoría sexológica se suelen recomendar terapias farmacológicas para usar conjuntamente para que el tratamiento sea más eficaz. Actualmente, el Tadalafilo 5, con su nombre comercial Cialis, hacen que el hombre tenga un tratamiento diario, con un periodo de respuesta más amplio y, sobre todo, no condicionado a la situación.

Parece que dan resultado estas terapias combinadas, pero insisto, es la percepción de la situación la clave para que se instaure el problema. Si cuando ocurre, uno lo vive de manera natural, sabiendo que es algo fisiológico y físicamente probable, no se llegará a formar ese tsunami de ansiedad anticipatoria a volver a fallar.

 

Si quieres consultar, si te pasa algo parecido o piensas que necesitas ayuda psicológica:

consulta@sersexual.com

 

2 Comments

  • L.O. dice:

    ¿Es necesario que acuda a un sexólogo si tengo disfunción eréctil?

    • Gema dice:

      Es necesario si consideras que es un problema al que quieres poner remedio. Muchas veces, en la disfunción eréctil, no se consigue dar con la solución adecuada, ya que los intentos de solucionar el problema, son un problema en sí mismo. Con la terapia adecuada, puedes superar esta dificultad y disfrutar de tu vida sexual de nuevo.
      Gracias.

Leave a Reply