was successfully added to your cart.

Depende del cristal con qué lo mires

La realidad es que la mayoría de las personas o parejas que atendemos en la consulta han pasado un largo calvario viviendo con el problema que presentan. Esto es, porque la mayoría de ellas acuden a consulta cuando ya no hay otra alternativa, cuando caminan sobre una cuerda floja con el abismo a sus pies o cuando el tiempo, años y años, ya se vuelve en su contra.

Estas personas, al principio, intentaban solucionarlo a su manera, siendo las diferentes soluciones intentadas, el barro que las iba cubriendo cada vez más. Sus intenciones eran buenas, pero su competencia en la solución de las dificultades era poca, siendo cada vez más y más las soluciones intentadas y más y más problemas acumulados.

Dar una solución equivocada a un problema, se convierte, por lo tanto, en un problema en sí mismo. No podremos salir de ahí, si no hay un cambio radical de conducta. Y no es que la persona no disponga de los recursos necesarios, sino que en este momento está bloqueada con las soluciones ineficaces que ha puesto en marcha.

En la consulta, intentamos ofrecer una visión diferente de lo que está sucediendo. Preferimos llamar dificultades o problemas, que disfunciones o trastornos, ya que esta etiqueta no hace más que complicar la solución.

Para nosotras, las personas que atendemos en la consulta son clientes, consultantes o personas que pasan por momentos difíciles con ganas de cambiar. No son pacientes o enfermos, porque no existe enfermedad alguna, simplemente un mal aprendizaje, falta de educación sexual o una educación sexual pobre llena de mitos o tabúes, escasez de imaginación y patrones sociales de deseabilidad sexual que muchas veces no se ajustan a la realidad.

Así proponemos un contexto de consulta fácil, dinámico, orientado a la solución de los problemas y no a la recreación de la causa de los mismos. Por supuesto, consideramos fundamental el sentido del humor que hace que la conexión entre la terapeuta y la persona que consulta sea más fuerte.

Una nueva visión de su dificultad hace grandes avances dentro de la terapia. Redefinir el problema y cambiarle la valencia o externalizarlo, son recursos muy interesantes para poder asumir el cambio, ya que “no son las cosas las que nos hacen sufrir, sino la interpretación que hacemos de ellas”.

Si piensas que tu dificultad en la erótica o en la amatoria puede pasar a la historia, consulta en: consulta@sersexual.com

 

 

3 Comments

Leave a Reply