was successfully added to your cart.

¿CÓMO VAMOS A DESEAR AQUELLO QUE YA TENEMOS?

By 15 junio, 2014 Amor, Deseo, Pareja, Sersexual No Comments

¿Por qué el amor quiere paz y el deseo quiere guerra?, ¿por qué hay parejas que no perduran ya que cuando acaba el enamoramiento piensan que ha acabado todo?, ¿Por qué el amor romántico ha hecho tanto daño creando unos ideales imposibles de conseguir?

Está claro que pretendemos perdurar el enamoramiento hasta el infinito, pero es física y psicológicamente imposible. Un corazón que late hasta explotar y unas ganas locas de querer poder adherirte a otra persona hasta dejar de tener vida propia, no es muy saludable que digamos. Necesitamos recuperar nuestra vida y nuestro entorno.

Hay personas que consideran ese estado como un estado de plena satisfacción, cuyas sensaciones fuertes son incomparables a las de cualquier otro estado, por esa razón, cuando este brío se va acabando, y se pasa inevitablemente a otro estado más sosegado, hay personas que no lo aceptan. Piensan que el cambio es negativo. No conciben la evolución y simplemente se desenganchan.

Son personas enamoradizas de por sí. Viven en un estado feliz de cuerda floja constante. Prefieren el riesgo, el miedo y el vértigo y cuando alguien pone un colchón debajo, por lo que pueda pasar, ellas automáticamente, se dejan caer. Ya no interesa. Demasiada seguridad, aburre.

Y es por la sencilla razón de que el deseo y el amor son dos procesos incompatibles. El deseo no quiere seguridad. Quiere peligro, aventura, desasosiego y rapidez. Saltan las chispas, todo el vertiginoso y la adrenalina va a mil. Esa es la sensación que realmente llena.

En cambio el amor no acepta todo esto. La incertidumbre, la duda y el miedo no forman parte del amor. El amor es un fuego lento, donde los ingredientes se han mezclado tranquilamente. La prisa, la velocidad y el riesgo no configuran esta mezcla. El amor quiere paz, tranquilidad, bienestar y una sensación de que ya todo está conseguido.

El amor nos indica que ya se ha llegado a la meta, a aquello que se deseaba, por eso ¿cómo vamos a desear lo que ya tenemos? La tesitura es difícil, y entonces, ¿cómo podemos desear cuando hay amor?, ¿cómo hacemos para que el amor no se convierta en aburrimiento?

Claves puede haber muchas, ya que el amor existe, es perdurable y existen parejas que son felices en este estado de amor duradero.

Por un lado, es necesario aceptar que la pareja pasa inevitablemente por fases, asumir cada una de ellas y adaptarse a las nuevas circunstancias.

También es imprescindible aprender a poner cierta distancia entre los dos miembros de la pareja: un viaje proporciona un reencuentro, una salida a solas proporciona mayor libertad y ganas de compartir las experiencias con la pareja que no ha participado y en definitiva, vivir espacios de individualidad son los que hacen que la pareja  desee volver a reencontrarse, compartir lo vivido y volver con ese alguien que se ha elegido para compartir la vida.

El deseo, en definitiva, se mantiene con la admiración, el respeto, la imaginación y la libertad.

Puede que sea difícil la perdurabilidad del amor sin detrimento del deseo, pero no es imposible.

Si quieres saber más: consulta@sersexual.com

Leave a Reply